Etiqueta: causas y efectos

Gestión consciente de las etapas de vida – PODCAST Sector Juvenil

¿Por qué nos sorprendemos que una etapa ya pasó?

¿Por qué no queremos cambiar de etapas?

¿Por qué a veces queremos adelantarlas?

¿La vida entera es una etapa? ¿Debemos agradecer que existe la muerte?

¿Se hace mal “marketing” de las etapas de vida a los que están en en una etapa anterior? ¿Es justo ese planteo o es uno que está sin ver las virtudes de la etapa que vive?

¿Adelantamos los estímulos de la etapa siguiente sin sus dificultades? ¿Cuáles son las consecuencias de esto?

Leer más

La causa de los engaños – PODCAST Sector Juvenil

¿En que situaciones fuimos engañados? ¿fuimos ingenuos? ¿Crédulos? En un intercambio mas distendido y extenso que lo usual hablamos con invitados sobre cual piensan que es el origen de los engaños, qué factores lo potencian y qué herramientas hemos generado para evitar ser engañados.

Leer más

Un mito de nuestra civilización: Genio y figura hasta la sepultura

Logosofía señala la importancia de los pensamientos como agentes causales de la conducta humana, y señala también entre sus muchas otras propiedades, las reproductivas y de contagio. Un ejemplo claro en que podemos observar un pensamiento y cómo hace para moverse de una mente a otra es cuando estamos esperando por el médico y de repente, un ser se queja porque está demorando mucho…

Leer más

¡YO SOY ASÍ!

“Yo soy así”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase como justificación de cualquier conducta inapropiada? “Yo soy así, digo las cosas como son y en la cara”. “¡Y bueno, yo soy así, impulsivo!”. “Sí, yo soy así, ¡cuando se me pone una idea en la cabeza no me la puedo sacar!” Las más de las veces hasta expresadas con énfasis y orgullo, como si fuera un mérito. Pero, ¿Qué hay detrás de esta frase?

Leer más

Sentate a pensar

En la actividad docente es ya poco usual que se “ponga en penitencia” a los niños, esa práctica nada edificante ha ido siendo sustituida por otras como enviar al niño a que se “siente a pensar”.

Claramente que la intención del adulto es que el niño no vuelva a cometer ese error nuevamente, que se detenga y reflexione sobre aquello que hizo mal, pero eso que le estamos pidiendo ¿es realizable? ¿Tiene el niño la capacidad de reflexionar por si solo? Bajo la luz de estas reflexiones, mandar al niño a pensar, ¿No es en definitiva muy parecido a ponerlo en penitencia? ¿Cómo proceder entonces?

Leer más