Inicio

Sentate a pensar

En la actividad docente es ya poco usual que se “ponga en penitencia” a los niños, esa práctica nada edificante ha ido siendo sustituida por otras como enviar al niño a que se “siente a pensar”.

Claramente que la intención del adulto es que el niño no vuelva a cometer ese error nuevamente, que se detenga y reflexione sobre aquello que hizo mal, pero eso que le estamos pidiendo ¿es realizable? ¿Tiene el niño la capacidad de reflexionar por si solo? Bajo la luz de estas reflexiones, mandar al niño a pensar, ¿No es en definitiva muy parecido a ponerlo en penitencia? ¿Cómo proceder entonces?

La OBEDIENCIA INTELIGENTE: un concepto original

La desobediencia es una deficiencia caracterológica que aflige a niños, adolescentes, jóvenes y aún adultos.
Incubada en la niñez, se manifiesta generalmente como rebeldía, al no enseñarse al niño las razones por las cuales debe obedecer y los beneficios que la obediencia reporta a la vida.

El (des)trato a los niños

Es decir, que debido a la falta de análisis y conocimientos que orienten en este sentido, es bastante generalizada la tendencia a debilitar las defensas mentales y sensibles innatas y naturales de carácter evidentemente positivo de un ser, al mismo tiempo que se fortalecen las tendencias negativas que ellos puedan presentar.

Aprovechamiento del tiempo en vacaciones – PODCAST EN VIVO Y CON PUBLICO – Sector Juvenil

Aprovechamiento del tiempo en vacaciones – PODCAST EN VIVO Y CON PUBLICO – Sector Juvenil

Analizamos por qué a veces volvemos tristes o cansados de las vacaciones; porqué parece que hacemos menos cuando tenemos más tiempo; u otras veces estamos cansados a pesar de dormir mucho; revisamos qué entendemos por descanso verdadero; cómo lidiar con las rutinas de verano; el aburrimiento que en ocasiones sentimos de las vacaciones; cómo podemos mejorar los vínculos; cómo sacarle el mayor jugo a las vacaciones y qué conocimientos trascendentes podemos adquirir en las mismas, entre otros temas tratados durante el capítulo.

Un mito de nuestra civilización: Genio y figura hasta la sepultura

Un mito de nuestra civilización: Genio y figura hasta la sepultura

Logosofía señala la importancia de los pensamientos como agentes causales de la conducta humana, y señala también entre sus muchas otras propiedades, las reproductivas y de contagio. Un ejemplo claro en que podemos observar un pensamiento y cómo hace para moverse de una mente a otra es cuando estamos esperando por el médico y de repente, un ser se queja porque está demorando mucho…

¡YO SOY ASÍ!

¡YO SOY ASÍ!

“Yo soy así”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase como justificación de cualquier conducta inapropiada? “Yo soy así, digo las cosas como son y en la cara”. “¡Y bueno, yo soy así, impulsivo!”. “Sí, yo soy así, ¡cuando se me pone una idea en la cabeza no me la puedo sacar!” Las más de las veces hasta expresadas con énfasis y orgullo, como si fuera un mérito. Pero, ¿Qué hay detrás de esta frase?

Sentate a pensar

Sentate a pensar

En la actividad docente es ya poco usual que se “ponga en penitencia” a los niños, esa práctica nada edificante ha ido siendo sustituida por otras como enviar al niño a que se “siente a pensar”.

Claramente que la intención del adulto es que el niño no vuelva a cometer ese error nuevamente, que se detenga y reflexione sobre aquello que hizo mal, pero eso que le estamos pidiendo ¿es realizable? ¿Tiene el niño la capacidad de reflexionar por si solo? Bajo la luz de estas reflexiones, mandar al niño a pensar, ¿No es en definitiva muy parecido a ponerlo en penitencia? ¿Cómo proceder entonces?

Inicio

por | May 14, 2018